<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=974250883405448&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Riesgos de un Cloud mal gestionado

Cloud

Riesgos de un Cloud mal gestionado

Techedge | Jun 11, 2021

La evidencia en la utilización de las medidas de seguridad en nuestro vehículo es incuestionable hoy en día y, la renuncia de dichas medidas, pondría seriamente en peligro nuestra integridad física. De la misma forma, a la gran mayoría de las empresas les resultaría impensable eludir los riesgos asociados a la contratación, gestión y mantenimiento de los entornos Cloud y sus tecnologías adyacentes si fueran conscientes de ello, ya que está claro que los servicios y tecnologías que nos brinda la nube, nos permiten adaptarnos a los cambios y evolucionar según la demanda de nuestra compañía de manera más rápida frente a un modelo tradicional.

Las empresas que no asuman los riesgos asociados a un Cloud mal gestionado irán concatenando problemas e incidencias que emergerán como puntos débiles de la organización y afectarán de manera directa a los procesos de negocio.

Entre los riesgos más comunes que nos encontramos están:

  • Falta de cumplimiento y agilidad: Este riesgo está asociado a que el personal responsable del servicio no lleve a cabo las tareas de la forma esperada acorde a la demanda y necesidades por parte del negocio.
  • Costes ocultos: Son aquellos que de manera explícita no aparecen o no se detectan cuando se evalúa la posibilidad de gestión interna de los servicios Cloud. Entre estos nos podemos encontrar:
    • Gestión de contrato o contratos con hyperscaler.
    • Ajustes económicos a medida que crecen o decrecen las necesidades de negocio.
    • Uso incorrecto de los recursos a nuestro alcance.
    • Falta de análisis y evaluación de los entornos acordes a las necesidades.
  • Seguridad: Al no existir en la mayoría de compañías un equipo formado por analistas expertos en ciberataques que supervisen las diferentes medidas de seguridad desplegadas y cuenten con herramientas dedicadas a detectar, registrar y responder vulnerabilidades, se generarán riesgos innecesarios que afectan a la imagen corporativa y cuenta de resultados de la empresa en caso de ser víctimas un ataque informático.
  • Cambio de modelo: Una vez afrontado el servicio por parte de personal interno, será más costoso por norma general el traspaso de conocimientos, documentación de procesos, metodologías aplicada, buenas prácticas y continuidad de ciertas funciones de negocio en el caso de querer revertir la situación de manera ágil e inmediata a un modelo externalizado.

New call-to-action

  • Cualificación del personal interno: Muchas organizaciones, una vez empezado el uso del entorno Cloud, envían a sus empleados a formaciones específicas sobre la gestión, configuración y administración de sus nuevos entornos. Inicialmente, la compañía cuenta con personal cualificado, pero, a medida que pasa el tiempo, va perdiendo ese nivel de expertise inicial. Esta pérdida está normalmente asociada a ejecución de las tareas del día a día y falta de formación continuada, lo que impacta en la evolución tecnológica de la empresa y la alineación demandada por negocio.
  • Continuidad de negocio: El mayor riesgo es la falta de planificación, seguimiento, revisión y gestión de backup, snapshot y restauración de estos de manera periódica. En la mayoría de los casos, el no tener tiempo o convertirlo en una tarea monótona la cual no tiene toda nuestra atención o prioridad, nos generará tiempo de inactividad y, por lo tanto, pérdidas económicas en caso de recuperación de datos no actualizados o corruptos.
  • Gobierno del dato: Una mala gestión de nuestros entornos Cloud nos impide saber qué datos tenemos, dónde están y cómo usarlos, siendo fundamental, a la vez que uno de los activos más críticos para la estrategia general de nuestras compañías, el disponer de información válida y accesible de manera inmediata de cara a la toma de decisiones. 
  • Evolución tecnológica: La situación de incertidumbre que genera el no poder estar al día de las continuas evoluciones tecnológicas que nos ofrecen los entornos Cloud, puede dar lugar a problemas en la consecución de un mejor posicionamiento estratégico a medio y largo plazo, lo que conllevará pérdida cierta de oportunidades de negocio.

Los servicios alojados en Cloud suponen un nuevo reto para las organizaciones, aunque los riesgos asociados a la tecnología no son nuevos. El paradigma del Cloud Computing puede aflorar la relevancia de estos riesgos y, para evitarlos, debemos contar con los recursos, conocimiento y experiencia necesarios que en muchas ocasiones no podemos encontrar dentro de la propia organización, por lo que debemos buscar apoyo externo en proveedores especializados.

Con ello, conseguiremos enfocar nuestro esfuerzo y trabajo en actividades clave de negocio, liberando de tareas repetitivas a los equipos internos para aumentar la eficiencia de la compañía y mejorar en los procesos de negocio. El proveedor de servicios se encargará de gestionar a las personas que realizan la administración de los entornos Cloud y aplicativos asociados a este, así como de la gestión de contratos y análisis periódicos de la infraestructura, buscando y asesorando sobre las potenciales mejoras de manera continuada.

Como conclusión podemos decir que, la contratación de los servicios y tecnologías que ofrece la nube, a priori puede parecer una decisión fácil, pero la gestión, mantenimiento y control de los mismos, debido al porfolio tan amplio de opciones de las que disponemos y al estar al alcance de todos nosotros, ocultan riesgos que de no tenerlos acotados, controlados y gestionados desde el inicio, pueden afectar al proyecto de transformación digital de las organizaciones, impactando en los objetivos de diferenciación respecto a la competencia.

Contacta con nosotros

 

CONOCE A LOS AUTORES

Dionisio García
Value Manager Techedge España
Síguelo en LinkedIn
 
Javier Rigal
Director Managed Services Techedge España
Síguelo en LinkedIn
¡Suscríbete!