<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=974250883405448&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Monitorización de entornos SAP

SAP

,

Monitorización entornos SAP

Monitorización de entornos SAP

Dionisio García | ene 19, 2022

Tanto si hemos llegado a este artículo buscando un nuevo sistema de monitorización, como si estamos buscando cubrir necesidades que nuestro sistema actual no contempla, la realidad nos indica que todavía muchas organizaciones se enfrentan a problemas que conllevan parada de servicio asociada a la disponibilidad de sus aplicativos, donde los fallos, incidencias y las situaciones críticas, surgen cuanto menos te lo esperas. Esto se debe a no contar con sistemas de monitorización de nuestros entornos SAP robustos y acordes a nuestras necesidades, lo que se traduce en un impacto negativo en nuestro negocio. 

Muchas de las compañías actuales siguen basando su monitorización en sistemas tradicionales, que constan de procesos manuales asociados a la inspección de los entornos a ciertas horas, recopilación de información en hojas de Excel, informes no correlacionados entre los diferentes procesos, en definitiva, monitorización reactiva, la cual no nos garantiza la disponibilidad de nuestros sistemas SAP y debería preocuparnos por los riesgos que asumimos con este tipo de monitorización.

Para no asumir estos riesgos innecesarios hoy en día, existe la monitorización de entornos SAP, que se basa en la disponibilidad, verificación y análisis continuo de todo el ecosistema asociado a nuestros aplicativos core de negocio en formato 24x7, como puede ser: comunicaciones, seguridad, hardware, entornos virtuales, aplicativos, accesos web, procesos de negocio, etc. Todo ello con el fin de evitar desde la menor de las incidencias, a fallos catastróficos que afecten a la continuidad del negocio.

El sistema de monitorización que deberíamos disponer debe ser totalmente contrapuesto al sistema tradicional; monitorización 24x7, no invasiva, delegada a aplicativos y huyendo de las manualidades, no condicionada a la instalación de plugin en nuestros entornos, que pueden ocasionar bug en nuestros aplicativos, afectando al rendimiento de los entornos etc., si no en sistemas que tengan predeterminados conectores y colectores que hagan estas funciones de manera no intrusiva.

Debemos contar con un equipo técnico que se encargue de la revisión y seguimiento de cualquier alerta mediante la configuración previa de indicadores que, mediante alertas, avisen de un rendimiento anómalo previo a una incidencia. Se deben utilizar aplicativos estándar de mercado y, en la medida de lo posible, buscar un conjunto de estos específicos para cada capa de nuestro ecosistema SAP. El conjunto de estos aplicativos nos dará una visión holística de “la salud” de nuestro entorno y cubrirá todo lo que podemos demandar para adelantarnos a tener parada de servicio o, en el caso de producirse, el impacto sea el menor posible.

Una monitorización bien configurada y en constante evolución tendrá como premisas fundamentales: 

  • Priorizar la gestión de alertas antes que solucionar incidencias.
  • Minimizar el tiempo de inactividad no planificado.

No controlar estos tiempos o no darle la importancia que tiene, a menudo acaba en un derroche de tiempo y costes por parte de nuestros equipos técnicos. Los departamentos de IT tienen que dedicar mucho tiempo y esfuerzo a la restauración del servicio, pudiéndose ver afectado tanto el hardware, como el software. En el caso del hardware, con el agravamiento del reemplazo de piezas por parte de nuestro proveedor, siempre y cuando no tengamos nuestros entornos en Cloud.

New call-to-action

Una gran ventaja que ofrece la monitorización es la capacidad de obtener una mejor comprensión de la salud de nuestros aplicativos SAP. La observación cuidadosa y el análisis de los datos que nos ofrecen estos sistemas, ayudan a los equipos técnicos a conocer las peculiaridades detectadas de cada sistema y así, poderse adelantarse a posibles fallos.

La supervisión realizada por los equipos técnicos que administran la monitorización, permitirá tomar decisiones mejor informadas sobre la optimización del rendimiento y las necesidades de mantenimiento. También brinda a los departamentos de IT disponer de la información que necesitan para mejorar a largo plazo sus procesos y acciones de mantenimiento al tener un mayor control sobre su infraestructura y aplicativos.

Los beneficios que debemos esperar de nuestro sistema de monitorización deberían ser:

  • Proactividad.
  • Análisis en real time.
  • Reporte y generación de informes.
  • Basado en sistemas semafóricos.
  • Reducción del tiempo de inactividad de nuestros aplicativos SAP.
  • Reducción de incidencias.
  • Disminución de los costes asociados a parada de servicio.
  • Mayor facilidad en la priorización y planificación de tareas.
  • Mayor eficiencia en las prácticas de mantenimiento y gestión.

Un ejemplo de monitorización automatizada frente a la monitorización basada en procesos manuales, podría ser el siguiente, poniendo como símil un ejemplo de automóviles:

En un modelo no automatizado y basado en manualidades, deberíamos comprobar, por ejemplo, la carga de las baterías, nivel del líquido de frenos, capacidad del depósito de combustible, etc., de manera continua. A día de hoy, nos llevamos a las manos a la cabeza y ni siquiera nos lo llegaríamos a plantear, ya que cualquier vehículo incorpora este tipo de monitorizaciones de manera estándar, además de informarnos en real time de la capacidad de nuestro depósito, los km que nos quedarían para nuestro próximo repostaje, o qué distancia tenemos la próxima gasolinera. Lo mismo ocurre con nuestros sistemas de monitorización.

En conclusión, disponer de un sistema de monitorización no efectivo y acorde a nuestras necesidades, impacta negativamente en el tiempo de inactividad de nuestros sistemas SAP, lo que se traduce en pérdidas económicas que se verán reflejadas en nuestra cuenta de resultados.

 

Conclusión

Las actividades de monitorización basadas en metodología tradicional y manual de nuestros sistemas SAP, pueden acarrear consigo infinidad de problemáticas, ya sean aumento de costes, tiempos, menor comprensión de la salud de nuestros aplicativos... Una monitorización automatizada, es capaz de adelantarse a las incidencias e incrementar el nivel de eficiencia. Es por ello por lo que necesitamos disponer de una monitorización proactiva que se adelante a los fallos e incidencias, para conseguir una disponibilidad de nuestros entornos SAP sin degradación del servicio, contribuyendo a la continuidad del negocio.

Es importante contar detrás de esta monitorización con un equipo técnico multidisciplinar y bien formado sobre los diferentes niveles sobre los que se sustentan nuestros aplicativos de negocio. Estos equipos deben contar con capacidades de toma de decisiones rápidas y efectivas, contando a su vez con un nivel de escalado interno que resuelva cualquier situación crítica, evitando así fallos en los diferentes entornos. Con esto, se podrán evitar incidencias graves e inesperadas. En caso de incidencias que impliquen más acciones, debe realizarse una buena planificación de las mismas para que no afecte a la continuidad del negocio, lo que nos ayudará a conseguir a un mejor posicionamiento respecto a nuestra competencia y ofrecer de esta forma un mejor servicio a nuestros clientes.

Contacta con nosotros

¡Suscríbete!