Las claves para definir un plan estratégico de IoT

IoT

,

Otros

,

Pensamiento de liderazgo

Las claves para definir un plan estratégico de IoT

Techedge | Nov 11, 2016

Internet de las Cosas, Internet of Things (IoT), Industrial Internet o industria 4.0 son conceptos transformadores con gran impacto en el negocio. Pero antes de lanzarse a implantar este tipo de soluciones hay que decidir cuál es el rumbo y qué medios vamos a dedicar para alcanzarlo.

Según nuestra experiencia, las empresas que comienzan procesos complejos de adopción de nuevas tecnologías IoT y realizan un proceso estructurado de planificación estratégica obtienen mejores resultados y a más corto plazo, con un coste menor que aquellas que no tienen ninguna estratégica predefinida.

En el plan estratégico debemos definir nuestra hoja de ruta que nos ayudará a reducir los riesgos de manera considerable. El plan estratégico debe ser flexible y adaptado a las metodologías ágiles de implantación.

A continuación te mostramos, de una manera clara y detallada, cómo definir un plan estratégico para  asegurar el éxito en la implantación de IoT y que te permita aventajar a tus competidores.

La cuarta revolución industrial

La rapidez lo es todo

Todos los expertos predicen que la revolución industrial derivada de la irrupción de Internet de las Cosas (IoT) es imparable y comenzamos a ver casos de éxito de compañías que han comenzado su adopción de manera temprana. Los ganadores de la industria siempre han sido compañías que apuestan por la innovación y se mueven rápidamente, pero la aparición de nuevas tecnologías transformadoras nos está empujando a todos a innovar incluso más rápido.

Internet de las Cosas es una realidad y comienza a tener presencia dentro de algunas compañías. Este nuevo modelo transformará casi cualquier negocio y una multinacional que cuente con soluciones de IoT en áreas como fabricación conectada, logística conectada o comience a plantear nuevos proyectos basados en los nuevos avances en inteligencia cognitiva y realidad aumentada conseguirá distanciarse de sus competidores rápidamente al igual que hizo Apple en su momento con el lanzamiento de su iPhone y que a día de hoy sus competidores continúan intentando superar.

¿Está lista tu empresa?

La encuesta de McKinsey 4.0 a más de 300 expertos de fabricantes en Alemania, Japón y Estados Unidos muestra que desde enero del año 2016 solamente el 16 por ciento de los fabricantes tienen una estratégica para IoT e Industria 4.0 y solamente un 24 por ciento han asignado recursos para implementarlo.

Hay muchas empresas que están comenzando a realizar tímidas aproximaciones con pequeños proyectos de IoT e Industria 4.0, pero están acometiendo este proceso de forma más táctica que estratégica, más con visión y deseo que con inversiones. En muchas ocasiones son pequeñas pruebas sin una clara estrategia detrás, que sirven únicamente para vencer los miedos que existen ante tal cambio tecnológico.

Ante este panorama es imprescindible comenzar a definir un plan estratégico específico para la adopción de IoT en el que incluyamos las estrategias y tácticas necesarias para conseguir una implantación de IoT con éxito. 


Define tu plan, paso a paso

A continuación, vamos a definir en líneas generales cómo definir un Plan Estratégico de éxito para la implantación de IoT.

Objetivos

Define los objetivos globales: La compañía se tiene que marcar unos objetivos globales alineados con el plan estratégico empresarial. Es importante que la estrategia este enmarcada dentro del plan de negocio de la compañía y que ambos se retroalimenten. Algunos de estos objetivos a modo de ejemplo serían: el liderazgo sectorial, entrar en nuevos segmentos de mercado o canales de venta, ganar en sostenibilidad, rentabilidad o eficiencia tecnológica...

Cuenta con los elementos básicos: el objetivo principal y el hilo conductor de una implantación de IoT debe de estar orientada hacia el cliente. Da igual que sea una compañía embotelladora que incorpora un código QR en sus envases y desarrolle una App o que sea una inmobiliaria que utilice la realidad aumentada para favorecer la venta de sus inmuebles. Ambos centran la adopción de IoT para conectar con sus clientes y ofrecer servicios diferenciales que aportan valor. A continuación, plantéate las preguntas que guiarán tu plan: 

  1. ¿Por qué?
    Es imprescindible definir por qué la empresa decide iniciar un programa para implantar IoT en sus procesos y productos. Debemos comunicar de la importancia que tendrán las nuevas tecnologías para la empresa para implicar de forma activa a las distintas áreas de negocio. 
  2. ¿El qué? 
    Estableceremos un marco más que un plan de acción, definiendo qué procesos son susceptibles de ser integrados.
  3. ¿Hacia dónde?
    Definir la visión de a dónde desea llegar la compañía, así como definir los resultados específicos y medibles que se esperan alcanzar. Es imprescindible definir las métricas que permitan medir el éxito de las nuevas implantaciones.
  4. ¿Por dónde comienzo?
    Aterrizar en qué áreas comenzaremos a integrar las nuevas tecnologías y se realizaran las pruebas de los pilotos iniciales. Definiendo cuáles son los esfuerzos en recursos destinados a ello. También es conveniente realizar una primera toma de datos para saber cuál es nuestro punto de partida, realizando las medidas necesarias.
  5. ¿Cuánto?
    Definir cuál será nuestro presupuesto anual destinado a ésta implantación y cómo repercute en cada área. En este punto tenemos que ser conscientes de que una vez que arranquen nuestros proyectos de integración de IoT no solamente deberemos de contemplar el coste de proveedores, consultoras e instalaciones, sino que también tendremos que prever que recursos internos van a tener dedicación a éstos nuevos proyectos. Las implicaciones de los recursos internos o “stakeholders” son elevadas e impactan en la disponibilidad de los mismos.
  6. ¿Qué métricas debo de utilizar para evaluar el éxito? 
    Cada compañía tiene sus propias necesidades y las métricas a definir dependerán de ello. La dirección debe tener los datos de valor necesarios en los que basar sus decisiones. Compartimos contigo algunas métricas de referencia en este post.

La tecnología es un factor clave

La tecnología es un facilitador de todo este proceso con un impacto directo en el negocio. En el plan estratégico debemos de incluir un apartado especial en el que se definan las líneas tecnológicas maestras. Es importante definir qué objetivos deben cumplir las nuevas plataformas tecnológicas y el software. En este apartado no es necesario detallar qué dispositivos se tienen que instalar, ni que plataforma IoT implantar, pero si es necesario definir cuáles serán nuestras plataformas de comunicaciones, de ingesta de datos, cloud, big data, analíticas, etc. Ya que una vez puesto en producción tendremos costes de servicio asociados y pueden ser muy diferentes entre distintas tecnologías y plataformas. En este apartado debe de buscarse apoyo con una visión lo más agnóstica posible.

La capacitación de nuestros recursos

En el Plan estratégico es importante incluir un apartado especial en el que se desarrollen programas de formación y capacitación de los recursos internos que reducirán los costes de operación y mantenimiento una vez finalizada la implantación.

El papel del partner

El conocimiento técnico y la capacidad tecnológica de afrontar un proyecto de implantación de IoT serán una barrera de entrada menor si nos apoyamos en buenos expertos. En ocasiones es conveniente definir en el plan estratégico cuáles van a ser la acciones y técnicas a realizar sobre los acuerdos de Partnership. En la mayoría de las ocasiones es una ventaja muy importante tanto en coste como tiempo de implantación el apoyarse en empresas que tengas una definición y conocimiento preciso de las tecnologías y soluciones que pueden aplicar a los nuevos proyectos de IoT.

Conclusiones

En conclusión, el éxito de un plan estratégico se basa en los siguientes puntos clave:

  • Las personas que participan deben estar involucradas, motivadas y dar lo mejor de sí mismas.
  • El análisis debe estar basado en datos objetivos.
  • La estrategia y las tácticas deben ser muy claras para servir de guía en la toma de decisiones.
  • Las acciones que se deriven del plan estratégico deben estar sujetas a un estrecho seguimiento, con métricas e indicadores concretos que midan los objetivos.
  • La tecnología debe de estar presente en dicho plan
  • La capacitación de los recursos impulsará la innovación dentro de la compañía.
¡Suscríbete!