La innovación como factor de competitividad en los negocios

Transformación Digital

,

NRF

,

Innovación

La innovación como factor de competitividad en los negocios

Marita Alvarez | mar 18, 2021

La competitividad se define como “el conjunto de instituciones, políticas y factores que determinan el nivel de productividad de un país.”

Para determinar este nivel es necesario examinar distintos factores como instituciones, #infraestructura, estabilidad macroeconómica, salud y educación básica, educación superior, eficiencia del mercado de bienes, mercado laboral, mercados financieros, velocidad y capacidad para la adopción de #tecnología, tamaño del mercado e innovación.

La palabra innovación suele referirse al cambio tecnológico. Sin embargo, esto no siempre es así puesto que los cambios en tecnología que no están enmarcados dentro de un contexto no suelen dar resultados. Es por eso que la innovación, la transformación digital debe empezar por un análisis actual, tanto de lo tecnológico como lo humano. A partir de ahí empezar a trazar rutas y saber qué necesita realmente la organización para interactuar en un mercado, en una sociedad. Esta interacción en tiempos actuales se entiende como nutrir, entregar, interactuar, beneficiar y no precisamente como era la costumbre de pensar sólo en ventas y ganancias.  

De esta forma la innovación se transforma en un factor de éxito para la competitividad de una empresa, considerando capital humano, la capacidad para innovar, emprendimientos, infraestructura y desempeño económico.  La pregunta es entonces cómo ser capaces de migrar a un nuevo ecosistema de conocimiento e innovación permanente. 

La transformación digital no es un camino sencillo, es más complicado innovar que mejorar lo que ya se tiene. Y, por otro lado, requiere una evolución cultural, de capacidades y herramientas en la empresa. Por eso, en sus comienzos, resulta difícil y existe el riesgo de morir en el intento.

El marco Nimble Ripple Framework de Techedge permite generar un portfolio de iniciativas, alineado con la estrategia y ambición digital de la empresa, y combinando la optimización con la transformación digital.

ES-NRF-COVID19

El marco NRF trabaja la cultura, las capacidades y las herramientas a la vez que se aplican de forma práctica en el descubrimiento y ejecución de iniciativas. Se trata de aprender haciendo, y siempre aplicado a resolver problemas reales de la empresa. Cuando nos centramos en resolver problemas de nuestros procesos y nuestros empleados, obtendremos iniciativas de optimización, y cuando nos centramos en problemas y necesidades de los clientes aparecen las iniciativas de transformación. Las iniciativas de optimización digital, aparte de aportar “quickwins”, en general, son más fáciles de abordar, y permiten desarrollar las capacidades, conocimiento y herramientas necesarias para la transformación digital.

NRF propone el uso de “design thinking” para el descubrimiento de oportunidades. Se trata de poner a la persona, empleado o cliente, en el centro, recopilar información, empatizar con ellos mediante “customer journeys” y descubrir las necesidades raíz. A partir de ahí, mediante un proceso de ideación colaborativa, se generan ideas que se transforman en un portafolio de iniciativas. Este portafolio debe contener el adecuado balance entre optimización y transformación, de acuerdo con el grado de madurez, y alineado con la estrategia y ambición digital de la empresa.

La transformación digital, requiere conocer y trabajar con el exterior, para conocer tendencias del sector y tecnológicas que nos puedan aportar ideas, pero también porque las cadenas de valor en la economía digital no son lineales, sino que tenemos que formar una red de generación, entrega y captura de valor, con el cliente en el centro. En ese entorno de red, deberemos colaborar con nuestros proveedores y colaboradores, y en muchos casos con nuestros competidores. En este entorno en red es fundamental la transparencia y el uso de la información. La economía digital se apoya en los ecosistemas y plataformas digitales, y el papel que tenemos en este ecosistema y el uso que hacemos de la información será determinante para nuestro éxito.

En estos ecosistemas digitales aparecerán nuevas oportunidades de negocio. Por ejemplo, vender capacidad de producción, almacenamiento y logística a competidores / colaboradores, pero también vender datos, y uso de plataformas y activos digitales. En definitiva, modelos económicos, mucho más digitales, colaborativos y sostenibles.

La transformación digital también llevará a realzar el valor de las personas frente a los robots, y a combinar la creatividad y la artesanía de los seres humanos con la velocidad, productividad y consistencia de robots. Los "cobots" ya nos permiten trabajar a los humanos junto a los robots de forma colaborativa y segura. Y esto nos llevará a apreciar mejor la cooperación entre la robótica y los seres humanos combinando sus fuerzas divergentes, para crear un futuro más inclusivo y centrado en el ser humano y sus necesidades.

¿Estás listo para innovar?

Sobre el autor:
Marita Alvarez, Gerente de Operaciones - Techedge Latam Sur.

¡Suscríbete!