Industria 4.0 y la revolución digital de las empresas

Industria 4.0

Industria 4.0 y la revolución digital de las empresas

Techedge | Sep 02, 2020

No cabe duda de que los procesos de automatización son más accesibles y se aplican cada vez más en las empresas. Después de todo, el comienzo de la revolución tecnológica a principios de la década del 2000, se aceleró con la democratización y popularización de Internet, lo que resultó en la llamada Industria 4.0.

El uso de software para control dentro de las empresas es, hoy en día, como el uso de teléfonos inteligentes: todos poseen uno y puede ser utilizado para diversas funciones. Con ello, se facilita el día a día y la productividad humana, y la maquinaria solo tiende a crecer en las denominadas 'compañías 4.0'.

Es a partir de este escenario desde donde abordaremos los conceptos que necesitas conocer sobre la Industria 4.0, esta nueva metodología de trabajo que ya ha revolucionado las líneas de producción en todo el mundo

¿Qué es la Industria 4.0?

Todos sabemos que hemos pasado por tres revoluciones industriales a lo largo de la historia. Cada una de ellas fue responsable de diferentes transformaciones, desde los procesos productivos, hasta un cambio importante en la organización de los empleados.

En los últimos años, sin embargo, hemos pasado por la cuarta revolución industrial de manera casi imperceptible. Poco a poco se ha ido introduciendo en nuestras empresas y en nuestra cultura organizacional, siendo aceptada sin aparentemente ningún problema, no como sucedió con sus antecesores. Fue este período el que creó la llamada Industria 4.0.

Para citar el concepto de Industria 4.0, es necesario entender que hablamos no solo de un elemento, sino de todo un conjunto de trabajos realizados por directivos y científicos durante varios años. Si antes la tecnología se usaba solo en sectores específicos, hoy, con la Industria 4.0, está integrada en todas las áreas, desde la gestión hasta la producción.

La tecnología aplicada a la fabricación (que no puede ser definida como mano de obra desde hace mucho tiempo) y aliada al IoT (o internet de las cosas), ha hecho que los procesos de producción estén cada vez más organizados y optimizados. Los trabajos que antes estaban condicionados a la mente humana, hoy pueden ser realizados por máquinas en base a un análisis profundo de los datos recogidos por ellos mismos.

Conceptos como Big Data, RPA e Inteligencia Artificial, que antes eran solo parte de proyectos específicos, ahora son una realidad en grandes y medianas empresas. Además, Cloud Computing ya se ha convertido en una rutina para el almacenamiento de datos, eliminando existencias y archivos antiguos.

Cuando definimos qué es la Industria 4.0, no debemos olvidar la idea de que todavía está en la fase de implementación. La revolución tecnológica ya pasó y es parte del día a día de quienes están dentro del mercado. Por ello, es necesario que las empresas inviertan fuertemente en esta transformación y se adapten para no quedarse atrás respecto a la competencia.

Cómo tener una empresa 4.0 en 5 pasos:

Al estudiar los impactos de la revolución industrial 4.0, observamos que es evidente su poder transformador. En todos los períodos de renovación y transformación en el mundo, ninguno de ellos ha traído una gestión tan fácil y rentable, porque adaptando la tecnología en los diferentes sectores de las empresas, se obtienen importantes ganancias tanto en el área productiva como en el ámbito presupuestario de la organización.

El cálculo para esto es simple: cuanto más integrado es el sistema, menos mano de obra se requiere para ponerlo en práctica.

Al invertir en la implementación de estos nuevos sistemas, el valor desarrollado en la organización vuelve en forma de ganancias. Teniendo en cuenta esta idea, debemos saber que existen una serie de ajustes necesarios para las empresas que aún no han iniciado su transformación digital.

Revisemos paso por paso:

  • Descubre dónde se encuentran las fallos de tu empresa.

Cada línea de producción tiene sus defectos. Estos errores son naturales, inherentes a la capacidad humana para distribuir y organizar tareas, por tanto, es necesario estudiar cada detalle de la empresa para comprender cuáles son los más habituales y perjudiciales para así alcanzar la optimización de la producción.

Con todas estas respuestas, no será difícil entender en qué sectores se debe aplicar con prioridad el concepto de Industria 4.0. Cuantos más datos estadísticos se recopilen para el análisis, más efectiva será la búsqueda del sistema ideal para resolver fallos.

Este proceso debe realizarse con los empleados de la organización, al fin y al cabo con las experiencias e información de quienes solventan los propios errores, es aún más sencillo solucionarlos.

  • Comprueba qué tecnologías abordarán mejor los fallos identificados.

Una de las características que mejor definen la revolución industrial 4.0, es la creación de diferentes sistemas. Cada día que pasa, la tecnología sigue evolucionando y desarrolla nuevos programas con el objetivo de solucionar los problemas que obstaculizan la productividad de las empresas. Con base en esto, al tener a mano los fallos de la línea de producción y el área administrativa, debemos escoger el sistema ideal para solucionarlos.

Basándonos en este concepto, será mucho más sencillo realizar una búsqueda similar o encontrar lo que más convenga en precio y usabilidad. Aún así, es necesario familiarizarse con los sistemas estándar en las empresas 4.0, como el almacenamiento en la nube, Big Data e Inteligencia Artificial.

Si bien no son necesariamente convenientes para los problemas identificados, forman parte de un cuerpo integrado que ya ha producido resultados significativos en todos los ámbitos en los que se han aplicado, por lo que es evidente que serán parte fundamental en la obtención de nuevos beneficios de la organización y en la transformación del método de trabajo.

Cada empresa debe conocer sus procesos y su estructura organizativa, identificar su área de actuación, sus principales socios comerciales, y su nivel de interacción con el sector público, ya sea nacional o internacional.

  • Crea un plan con tiempo suficiente para ejecutarlo.

Como mencionamos anteriormente, la revolución 4.0 no es un tema que haya comenzado a abordarse hoy. Los cambios se pusieron en práctica hace varios años y presentaron los primeros resultados dentro de las organizaciones adaptadas.

Es necesario planificar esta adaptación teniendo paciencia y programando con el tiempo necesario para la inclusión de cualquier empresa en este nuevo entorno. Después de todo, incluso si la rentabilidad del concepto de Industria 4.0 es inminente, para la implementación de sistemas y prácticas es necesario realizar una inversión financiera, por lo que cuanto antes se realicen los cambios, mejor.

Sin embargo, esto no significa que deban implementarse con prisa y sin una planificación adecuada. Para la ejecución de los nuevos sistemas, se debe contactar  con empresas especializadas, hacer presupuestos y, sobre todo, investigar mucho. Solo así será posible encontrar aquellas empresas que ya son referentes dentro del mercado y ofrecen sus servicios con excelencia.

No es raro encontrar organizaciones que realizan su producción siempre con equipos en fase de prueba. En una empresa 4.0, este acto debe mantenerse con la frecuencia necesaria para generar innovaciones. Estos, a su vez, brindarán resultados efectivos en rentabilidad y calidad de servicio al cliente.

  • Comparte con los empleados el nuevo concepto de organización.

Hablar de lo que es la Industria 4.0 no siempre es un tema bien visto. Esto se debe a que la implementación de máquinas aún genera mucha inseguridad como consecuencia del viejo concepto de que reemplazarían la fuerza humana.

Durante las revoluciones industriales, la gente perdió su trabajo. En el caso de la Industria 4.0, hay una apertura para un mercado de nuevas profesiones, no un cierre.

Por ello, para que la empresa tenga un éxito total en su transformación, es fundamental comunicarse con todos los empleados. De lo contrario, el boicot y la no aceptación de los nuevos métodos serían inminentes, por lo que el mejor método para llevar a cabo esta tarea es a través del diálogo y explicar claramente los cambios implementados.

Ya sea a través de reuniones formales o retroalimentación del equipo, lo que definirá la aceptación por parte de los empleados es que la información se transmita de manera coherente y con un razonamiento objetivo. Con estos factores presentes, se evita la incertidumbre entre empleados, que suele surgir en la formulación de tesis que no se corresponden con la realidad del proyecto.

Además, también es fundamental que, además de entender las razones por las que la empresa se está adaptando al nuevo mercado, los empleados sepan comportarse ante estos cambios. Es decir, deben recibir la formación académica adecuada, impartida por un profesional dispuesto a despejar todas las dudas y aclarar todas las cuestiones que surjan.

Teniendo en cuenta todos estos factores, la transición de la metodología de trabajo común a la empresa 4.0 será más suave y generará menos problemas en todas las partes del proyecto.

  • Mantén siempre el foco en las actualizaciones del mercado.
Hacer frente a la revolución industrial 4.0 es tener en cuenta que no tuvo principio, medio ni fin. Aunque hemos vivido con esta realidad durante algún tiempo, la transformación continúa y continuará durante muchos años.

Esta revolución industrial está constantemente en marcha, revelando nuevos procesos y proyectos que pueden y deben adaptarse a las estrategias de cualquier empresa dispuesta a implementar la transformación digital. Debido a esto, debemos estar siempre abiertos a nuevas investigaciones, búsquedas y cambios dentro del plan de transformación. Para ello, debemos buscar siempre nuevas alternativas que aporten ideas innovadoras a la organización.

También cabe mencionar que, aunque la tecnología sea tentadora, es necesario seguir siempre el plan de prioridades ya establecido. Si aparece en el mercado un nuevo sistema más efectivo que el elegido previamente, nada impide su implementación.
¡Suscríbete!