<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=974250883405448&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
Los gigantes tecnológicos entran en el sector healthcare

Healthcare

,

Salud

,

Google

,

Rhinno

Los gigantes tecnológicos entran en el sector healthcare

Iván Cabezas | nov 11, 2021

Fitbit, una de las startups de mayor crecimiento en la última década, fundada en 2007 en Silicon Valley y que ha alcanzado una valoración superior al billón de dólares, fue adquirida a principios de 2021 por Google. Con esta adquisición, el gigante de Mountain View entra de lleno en el sector de la salud.

El negocio de Fitbit gira en torno al bienestar del usuario, uno de los sectores de mayor expansión en la actualidad como es Healthcare. Funciona a partir de dos palancas: la captura de parámetros físicos de la persona mediante un wereable o dispositivo móvil, y su análisis a partir de modelos de Inteligencia Artificial. Así, monitoriza la salud recogiendo múltiples parámetros, como ritmo cardíaco, frecuencia respiratoria, o saturación de oxígeno en sangre. Incluso, en las últimas versiones, incorpora un ECG que permite, por ejemplo, detectar signos de fibrilación auricular.

Fuente: https://www.fitbit.com/mx/compare

Dadas las consecuencias que supone un error en el sector salud, aún estamos lejos de unos niveles de fiabilidad y precisión por parte de los modelos de Inteligencia Artificial actuales, que mejoren drásticamente los diagnósticos y la calidad de vida de los pacientes. Sin embargo, los avances continuos y exponenciales en materia de reconocimiento de patrones en imágenes, o la capacidad de correlacionar variables aparentemente inconexas, están suponiendo una herramienta cada día más útil y potente para los profesionales de la salud a la hora de llevar a cabo un diagnóstico, realizar cribados de datos, o identificar patologías.

¿Por qué Google ha realizado esta operación?

Las grandes tecnológicas quieren conocer cada vez más a sus clientes, diversificar y ampliar su radio de acción y llegar a más sectores económicos. Son expertas en recoger, procesar y monetizar el petróleo del siglo XXI: los datos. Y detrás de la salud de una persona, hay miles de datos que pueden procesarse y analizarse y de los que puede extraerse información de incalculable valor.

Y es que el sector salud está en plena expansión. Algunos datos, de acuerdo con el portal PolicyAdvice:

  • En 2018 se estimó que la industria estaba valorada en más de 8 trillones de dólares, con un incremento anual del 7.3% desde 2014.
  • Se espera en 2022 un gasto en servicios relacionados con la salud de más de 10 trillones de dólares.
  • Solo en EEUU, hay casi 800.00 empresas dedicadas a este sector.
  • El 28% de la población de China usa wereables que monitorizan su salud.

Y el 2020 no ha hecho sino acelerar aún más el sector y estos indicadores.

El 92% de los proveedores de soluciones relacionadas con la salud apuestan claramente por la digitalización del sector, lo que incentiva la inversión. Los expertos predicen una aceleración masiva de la tecnología digital en el cuidado de la salud, que incluye computación en la nube, sensorización, Inteligencia Artificial o seguridad de datos entre otras soluciones.

Amazon lanza Amazon Care

No solo Google ha visto en el sector salud una gran oportunidad de negocio. Amazon ha lanzado este verano de 2021 ‘Amazon Care’ en 50 estados de Estados Unidos, una solución que ya estaba disponible para sus empleados desde finales de 2019 y que, en principio, solo estará disponible para empresas y no para particulares, aunque será únicamente cuestión de tiempo que el modelo de negocio se expanda del B2B al B2C.

Fuente: https://amazon.care/

Se trata de un servicio personalizado de salud 24x7x365 que, apoyado en tecnologías de última generación, pondrá a nuestra disposición un médico, un diagnóstico y un tratamiento de forma casi inmediata. Y ahí está la clave, en la inmediatez. En una sociedad como la nuestra en la que el tiempo es oro, queremos servicios eficientes, a demanda y que no supongan ni desplazamientos ni esperas. Y en eso, Amazon en todo un experto. Para ello, se apoya en un chat y un servicio de videoconferencia para establecer el primer contacto, sin citas ni largas esperas, más un servicio adicional que incluye la visita física de un profesional sanitario si así se requiere.

El hecho de vincularse a un servicio que nos acaba conociendo mejor que nosotros mismos, que dispone de nuestros datos actualizados y del histórico de los mismos, crea en el paciente una relación de confianza, pues recibe un servicio personalizado, no tiene que rememorar una y otra vez sus patologías o rellenar los mismos formularios cada vez que va a un especialista. Amazon lo sabrá todo sobre nosotros, nuestras patologías, nuestros indicadores y, con el uso de modelos de Inteligencia Artificial, podrá llegar a predecir dolencias futuras a partir de la evolución de nuestros indicadores.

rhinno-labs-contact

Microsoft Cloud for Healthcare

En el caso del gigante de Redmont, su primera aproximación se basa en soluciones en la nube para mejorar la experiencia del paciente y el diagnóstico clínico a partir de un adecuado tratamiento y enriquecimiento de los datos, así como asegurar la privacidad y seguridad de estos, tratando así de mejorar la opinión pública en general y del ecosistema sanitario en particular para confiar en la subida de los datos clínicos a la nube. Para ello, lanzó en 2020 un primer piloto de ‘Microsoft Cloud for Healthcare’.

La solución pone foco, además de en los datos, en mejorar la experiencia del paciente reduciendo los tiempos de espera y estableciendo un vínculo entre el profesional sanitario y el paciente, en la asistencia virtual y la monitorización remota mediante Azure IoT.

Fuente: https://www.microsoft.com/es-es/industry/health/microsoft-cloud-for-healthcare

¿Qué hay de privacidad en los datos?

Nuestros datos privados pueden ser en general sensibles pero, si además, estos guardan relación con nuestra salud, lo son aún más. Google se ha apresurado a asegurar que la seguridad y privacidad de los datos son primordiales para ellos y que se garantizará en todo momento. 

Y es que, las consecuencias de una fuga de datos o una explotación aviesa de los mismos puede ser muy grave. ¿Qué sucedería si, por ejemplo, el sistema llegara a predecir que podemos desarrollar una determinada patología dentro de unos años y esa información llegara a nuestra compañía aseguradora?

Está claro que se necesita una regulación clara en materia de datos con alcance universal, más allá de la normativa GDPR europea, que vele por la privacidad y la seguridad de los datos personales, los categorice reforzando los mecanismos de control en aquellos que se consideren más sensibles o que puedan suponer un mayor impacto personal en caso de fuga de los mismos y que tenga en cuenta un componente ético claramente definido en el uso y tratamiento de dicha información.

Contacta con nosotros

¡Suscríbete!