EL AUGE DEL ROL DEL CIO EN LA ERA DE LOS NEGOCIOS DIGITALES: ¿ESTÁN LOS CIOS PREPARADOS PARA LLEVAR EL TIMÓN?

Los directores de sistemas (CIO) tienen la posibilidad de convertirse en la principal fuente de la próxima generación de directores ejecutivos (CEO) del mundo digital, así que... ¿qué se lo impide?

Tradicionalmente, la mayor fuente de candidatos para el cargo de CEO ha estado compuesta por individuos con experiencia financiera. De hecho, más del 30 % de los CEO comenzaron sus carreras profesionales en el ámbito de las finanzas. 

Una encuesta mundial realizada por Amdocs en el 2015 reveló que los altos directivos de las empresas proveedoras de servicios creen que en el 2020 los CEO tendrán cualidades de directores financieros (CFO), seguidas por cualidades de directores de marketing (CMO) y, a continuación de directores de operaciones (COO). Los directores de tecnología (CTO) quedaron clasificados en cuarto lugar y las cualidades de liderazgo de los CIO, en séptimo lugar.

Sin embargo, en la actualidad la tecnología ha pasado de tener una función de apoyo a convertirse en el principal motor de la innovación, las propuestas de nuevos clientes y el crecimiento futuro, lo que ha provocado que cada vez resulte más esencial que el líder de la empresa la comprenda realmente y que, por lo tanto, se abran las puertas de la sucesión a los CIO.

«Si anoche te fuiste a dormir como una empresa industrial, hoy te despertarás como una compañía analítica y de software».

- Jeff Immelt, presidente y CEO de General Electric

En los últimos años se sigue produciendo una transición de los CIO/CTO hacia las juntas directivas. 
Aunque históricamente el CIO estaba a las órdenes del CFO, cada vez es más habitual ver que el CIO responda directamente ante el CEO, ya que la función del CIO es cada vez más estratégica. Los ejecutivos del sector tecnológico están adquiriendo la capacidad de transformar sus organizaciones e invertir en iniciativas digitales.  En la edición de junio del 2016 de la revista CIO Magazine se informó de que el 56 % de los CIO de las 100 empresas más importantes respondían directamente ante el CEO, lo que suponía una mejora del 7 % desde el 2015.

Lo digital está cambiando las necesidades de la organización en torno a la tecnología: ya no sirve solamente para mantener la locomotora en funcionamiento, sino que resulta fundamental para determinar si la locomotora funcionará, en qué dirección irá y qué servicios ofrecerá a sus clientes.

Esto representa una oportunidad inmejorable para las carreras profesionales de IT en general y para el papel de los CIO.

El área de IT necesita tener un puesto en la mesa de toma de decisiones
Es un área demasiado importante como para no estar bajo las órdenes directas del CEO. Pero para hacerlo, IT necesita poder aportar valor a lo largo de toda la conversación. No solo como una «receptora de órdenes», con el procedimiento habitual de «ahora que hemos entendido lo que necesitamos, es el momento de llamar a IT
». No. Ya es hora de que el área de IT y el CIO ayuden a conformar el futuro definiendo y liderando estas conversaciones.

En un mundo en el que los nuevos softwares y tecnologías llegan al mercado a una velocidad exponencial, el área de IT es clave para poder ayudar a la organización a evaluar y comprender el impacto sobre el negocio.

En abril del 2016, la revista CIO Magazine afirmó lo siguiente sobre la función del CIO:

«El CIO debe gestionar toda la red de valores y gestionar el área de IT basándose en una plataforma o una red. Debe ser un vendedor, un innovador, un mini-CFO y un gran colaborador».

Pero hay lagunas en el catálogo de capacidades tradicionales del CIO que es imprescindible cubrir, no solo para que este se convierta en un magnífico CIO de la era digital sino para poder alcanzar el puesto de CEO. Y en ocasiones, con el propósito de cubrir estas lagunas, las empresas han optado por contratar directores de operaciones digitales (CDO) para acercar la tecnología al negocio.

«Un buen CIO siempre debería haber sido un CDO: alguien que aúna el negocio y la tecnología para ayudar a la empresa a dar un paso adelante».

- Carolyn Brown, CIO en la Universidad de Durham.

Entonces, ¿qué falta y cómo se puede nutrir el talento tecnológico para desarrollar estas aptitudes de manera que los futuros CIO tengan la preparación necesaria para ser los CEO del mañana? Según el libro de Matt Graham-Hyde, The Essential CIO, el CIO debe actuar más como un CEO.

Hemos identificado cuatro comportamientos clave que se deben desarrollar para cerrar la brecha de capacidades entre el CIO y el CEO:

  • Cambiar el enfoque interno por el enfoque externo
    La mayoría de CIO suelen aplicar un enfoque interno centrado en cómo funcionan los sistemas, cómo se instala la tecnología y cómo se analizan los datos. A menudo han ascendido a través de los rangos de la organización de IT desde la programación o la gestión de proyectos.

    Los CIO deben beneficiarse de las oportunidades que ofrece el software de nueva generación para simplificar la gestión del negocio y así poder dedicar más tiempo a comprender cómo las innovaciones futuras pueden aportar ventajas competitivas para el negocio.

    Deben asegurarse de que haya un proceso de innovación establecido que no solo mantenga una función de observación sino que además desempeñe un papel influyendo y colaborando con el negocio para monetizar nuevas ideas o tecnologías.
  • Comunica y narra sin cesar
    El CIO, frecuentemente introvertido por naturaleza y acostumbrado a la comunicación descendente y a menudo no con toda la empresa, debe evolucionar hasta convertirse en un narrador y comunicador inagotable en toda la organización: motivando a otros y fomentando el diálogo abierto y la colaboración entre IT y negocio.

    Debe establecer un marco de comunicación de innovación digital continuo en colaboración con RR. HH. o Comunicaciones Internas para describir cómo influye el futuro en el presente y en las oportunidades para la empresa.

    «Predica con el ejemplo»,  o, dicho con otras palabras, demuestra liderazgo digital con tu propia personalidad. Sé el primero en usar los últimos dispositivos, sé activo en las redes sociales y crea una imagen pública conectada con la vanguardia de la innovación.
  • Decisiones con compromiso
    Los buenos CEO suelen serlo porque han aprendido a impulsar las capacidades del equipo. A menudo son generalistas que acuden a sus directivos por decisiones y estimulan a su equipo de gestión para colaborar y lograr las soluciones e ideas adecuadas. Impulsar el talento de los demás es cada vez más importante en la era digital, ya que la tecnología ofrece oportunidades para propuestas y enfoques empresariales nuevos que solo serán posibles con la combinación de conocimientos de múltiples participantes, no solo aceleradores de tecnología. Por otra parte, los CIO suelen ser especialistas y están menos acostumbrados a delegar y a colaborar dentro de la empresa, y se apoyan en gran medida en fuentes externas como proveedores de software y analistas para obtener respuestas.

    Crear marcos de gobernanza en todas las líneas de negocio para identificar oportunidades de transformación digital junto con la empresa puede contribuir verdaderamente a este proceso y garantiza el desarrollo de ideas en colaboración con el negocio implicado desde el principio e influye en las opciones de tecnología y en IT, con lo que se estimula y se contribuye a las ideas de la empresa.
  • Gana en comodidad con la cuenta de resultados y los flujos de caja
    Una de las debilidades clave señaladas en la brecha de capacidades entre los CIO y los CEO es la falta de experiencia en cuanto a la implacable presión de la responsabilidad de la cuenta de resultados. Tradicionalmente, los CIO están acostumbrados a gestionar un centro de costes, lo que es esencialmente distinto de las presiones a las que se enfrenta el CEO.

    La innovación digital en los negocios y las nuevas oportunidades de servicio ofrecen a los CIO la capacidad de asumir más responsabilidad sobre el crecimiento y los ingresos, pensando más como un CEO o un CFO, para admitir el liderazgo ante los nuevos ofrecimientos que permite la tecnología. Los CIO deben beneficiarse de esta oportunidad para obtener experiencia y llenar la brecha de capacidades de la cuenta de resultados.

Es un gran momento para los CIO que tengan el deseo, la ambición y el coraje de lograr el puesto máximo de CEO. Lo digital está impulsando los cambios y abriendo oportunidades para transformar los negocios, y la oportunidad está ahí para aprovecharla.

Techedge

Techedge

At Techedge, our mission is to help organizations become more agile by exploiting the value of IT throughout every stage of their business transformation.

FOLLOW-ME